Es En Jp

mis otros blogs

Blog-sportlife

patrocinadores

PONDREMOS EL MUNDO PATAS ARRIBA

El abismo de Lisboa por Santiago Sanz (30-03-08)

¿Qué es ese ruido? Me levanto rápidamente a desconectar el despertador. He dormido genial y no puedo creer que sean las seis y media.

Hay que apresurarse, en quince minutos hay que estar desayunando y cargando baterías, pero sin prisas, todo está listo, la silla, la bolsa, … en fin, otra carrera más pero ¿Qué coño? Es el mundial de media maratón.
Mientras me voy vistiendo y preparando siento que mi cuerpo está totalmente recuperado de los entrenamientos de toda la semana, ayer decidí entrenar por la tarde tras aterrizar en Lisboa el Viernes a medianoche y ese ligero rodaje me permitió observar que el viaje de Alicante a Lisboa no ha supuesto un gran cansancio.
Bajo con mi hermano Javi al desayuno, allí tenemos todo lo indispensable para rendir, tostadas, queso fresco, miel y café, eso que no falte.
No tengo mucho apetito (luego me arrepentiría de esta decisión) y decido no comer en abundancia. Simplemente dos tostadas con queso fresco y miel, zumo de naranja y un delicioso café con leche.
En la mesa estamos todo el equipo nacional y los dos técnicos que nos acompañan, mi entrenador Gabi y Antonio Ranchal, ambos han sido atletas y saben lo que deben decir y aconsejar a los atletas antes de la competición.
A las siete y media subo a mi habitación y repaso que no me falte nada, hemos quedado todos a menos cuarto en el hall del hotel.
Cuando bajo al hall veo a unos cincuenta atletas, la mayoría comienza hoy su temporada de competiciones. Me siento en una mesa con Gabi y hablamos de cómo se presenta la prueba. Le explico que es pronto para un buen rendimiento y que aunque todo marcha bien, mi estado de forma es bastante bajo, además no es un circuito bueno para mis características. La estrategia está clara, dar batalla desde el principio, de todas formas no se pierde nada y hay que seguir entrenando para el circuito americano de primavera.
Nos subimos al bus que nos lleva a línea de salida, allí me encuentro con un arsenal de atletas suizos (Marcel, Beat, Manuela, Heinz,…) todos estamos algo nerviosos por el retraso y yo, más aún, que no llevo mi reloj encima y me estoy impacientando.
Sigo escuchando música y cálculo que alrededor de las nueve menos veinte (la hora prevista de salida eran las ocho) salimos hacia la salida ubicada cerca de Belem.
No hay tiempo para nada, me quito el chándal me subo a la silla y le doy a mi hermano mi botella de agua. Soy el primer atleta que salgo a calentar y en una zona fantástica de unos mil metros comienzo a mover mi cuerpo. La primera vuelta la doy en compañía del japonés Masazumi Soejima que finalizaría tercero en la clase open man, pero yo sigo a lo mío, no debo pasar de ciento treinta latidos durante los casi diez mil metros de calentamiento que tengo pensado realizar.
Pronto noto que el calor y la humedad están presentes en la capital lusa y paro cuando llevo unos veinte minutos a hidratarme y ya desconecto mi MP3 para “escuchar” mi cuerpo.
Cada metro que pasa aumenta la adrenalina y la hora se acerca. A menos de quince minutos de la salida nos dirigen a todos a la zona anterior a la misma, allí me cruzo con Gebre y Charles Kamathi, casi van tan rápidos como nuestros formula uno del atletismo, también veo caras conocidas como Adere, menuda estampa tiene la etíope y el incombustible Eduardo Henriques.
Faltan menos de quince minutos para que se de la salida y ya comienzo con mis progresiones de cien metros en ese asfalto tan bacheado donde se notan mucho más las vibraciones. Allí se encuentra el atleta Javi Conde que me resalta esta característica del pavimento “Santi está como rugoso” y yo afirmo con mi cabeza.
Mi cuerpo rompe a sudar y disfruto de esas sensaciones, mi pulso llega en algunas aceleraciones a 175 latidos y tras dos os tres minutos de la parte final de calentamiento veo a Gabi y a mi hermano, les pido agua y le doy mi “warm up jacket” al bueno de Antonio. “Con dos cojones” me dicen los tres, saben como yo que mi rendimiento es una incógnita pero parecen tener muchas esperanzas en mi, claramente más de las que yo tengo.
Nos para Gabi para hacernos unas fotos a Rafa y a mi, me siento orgulloso del “coach” en ese momento, buen profesor, mejor persona y grandioso teórico de la biomecánica y la teoría del entrenamiento que me ha llevado a lo más alto del atletismo mundial. Pienso por unos segundos “hoy no puedo fallar”.
“Una progre más chicos”, la hago junto a Alina Ivanova y “otra que tal”, va tan rápida como la silla.
Me dirijo a la salida y ya nos están colocando, a mi me toca tercera línea, justo por detrás de otro pupilo luso de Gabi “Alexandrino”. Ya estoy totalmente concentrado y comienzo a mover mis brazos con movimientos balísticos. Nos avisan que quedan treinta segundos para la salida y estoy como un pura sangre, inquieto y con ganas de “cortar cabezas”, por un momento oigo gritos del público que se agolpa para ver el comienzo de una prueba excelente.
Cierro mis ojos y contengo por unos segundos mi respiración, siento cada centímetro de mi cuerpo, es un júbilo de adrenalina el que corre por mis venas, estoy en el abismo y disfruto de este preciado momento…

mas relatos

¿Quiere motivar a los empleados de su empresa?

Conferencias Santiago Sanz

¿Quieres patrocinar a Santiago Sanz? contacte con nosotros:
contact@santiago-sanz.com

agenda

© 2008 Santiago Sanz. Another cool website by 80KV